Democracia, Religión y Proyecto Educativo.

Con cuarenta años de democracia esperábamos estar alcanzando una madurez en la vida y procesos democráticos que se está revelando aún muy lejana.

Seguramente se necesite aún una o dos generaciones más antes de alcanzar esa madurez; se ve que la actual generación de gobernantes no mamaron la democracia, más bien esta los alcanzó cuando ya habían forjado sus creencias y modo de ver la vida.

Y este país, en las últimas elecciones, acuciados por una crisis galopante y espantados por la inanidad del gobierno saliente, le entregamos en bandeja la mayoría parlamentaria a quienes consideramos que nos podrían sacar del hoyo de alguna manera, aún a sabiendas de que no sería gratis ni fácil de sobrellevar.

Pero ni en el peor de los escenarios podíamos suponer una total involución en tantos ámbitos en los que cada peldaño subido supuso un esfuerzo colectivo: libertad ciudadana, derechos laborales, independencia de poderes (legislativo, ejecutivo, judicial), educación amplia y gratuita, libertad religiosa, justicia, etc. etc.

En esta marcha hacia atrás tiene no poco peso la iglesia católica que, ni en sus más celestiales sueños, podía haber imaginado una situación así para la parte de su reino que SI es de este mundo: Les han regalado la potestad de hacerse dueña de cuanto patrimonio deseen con las únicas condiciones de que no tenga dueño ya inscrito y que se presente en el registro a inscribirlo (cuando tantos españoles se ven imposibilitados de inscribir la casa donde llevan viviendo tres generaciones de su familia). Para conservar este patrimonio, sólo tiene que solicitar al estado que se ocupe de ello y, por supuesto, totalmente libre de impuestos.

Y ahora, para que la iglesia pueda autoperpetuarse con garantía de calidad y universalidad, el estado va a ocuparse de aleccionar a todos los españoles en los principios básicos (y no tan básicos) del catecismo y way of live católicos.

Va a ser espectacular: de la enseñanza del catecismo, donde las quinceañeras adoctrinan fervientemente a sus hermanos pequeños, a la enseñanza por profesionales, regulada, obligatoria y refrendada con título: la religión católica pasa a ser asignatura obligatoria en los colegios, en igualdad de condiciones con todas las demás.

¿Es que las religiones no tienen cabida en los colegios?
Al contrario; las religiones, con su enorme importancia en la vida de las personas, en la organización social, en las relaciones internacionales, la historia, el arte, … TIENEN QUE ESTAR PRESENTES en la escuela, pero exactamente en esas dimensiones, como asignatura seria, bien elaborada, amplia, plural, objetiva,… que capacite a los alumnos/as para comprender todas esas complejidades.
Y esa es la transformación que llevamos esperando pacientemente todos estos años, viendo avanzar esta cuestión con lentitud desesperante, … hasta ahora, que retrocede 50 años con un decretazo.

 ¿Cómo puede sobrevivir a esto un estado aconfesional?
¿Cómo puede hacerlo un ministerio de educación?

Veamos algunos aspectos:

  • El profesorado: con licenciatura en la especialidad correspondiente y un Curso (ahora master) de Aptitud Pedagógica, más la correspondiente prueba de oposición, para impartir cualquier asignatura; excepto religión, para la que el obispado designará a quién quiera.
  • Los contenidos de todas las asignaturas están regulados, contrastados, diseñados por equipos docentes profesionales, tras arduos esfuerzos y adaptaciones; excepto los de religión que decide el obispado.
  • La organización de todos los centros escolares se rige por un documento básico: el Proyecto Educativo de Centro, en el cuál, por obligación de la actual legislación se incluye el carácter de “aconfesional” y la defensa de la igualdad entre ambos sexos (muy lejos de lo proclamado por el catecismo católico). Pero además podemos encontrar declaraciones de intenciones educativas como las siguientes:
  • El desarrollo de la educación y la convivencia dentro de un marco de tolerancia y respeto a la libertad del individuo, a su personalidad y convicciones, que no podrán ser perturbadas por ningún tipo de coacción ni obligación de asunción de ideologías o creencias determinadas.
  • El respeto de los derechos de todos los miembros de la comunidad educativa, entre los cuáles: El derecho a expresar su pensamiento, ideas y opiniones, siendo respetadas las libertades académicas que corresponden a los profesores, sin que lo saber sea nunca utilizado cómo medio de dominación o manipulación de los alumnos.
  • En toda la labor docente se ha de prestar especial atención a la transmisión y puesta en práctica de valores que favorezcan la libertad personal, la responsabilidad, la ciudadanía democrática, la solidaridad, la tolerancia, la igualdad, el respeto y la justicia, así como que ayuden a superar cualquier tipo de discriminación.
  • Favoreciendo la tolerancia por todas las formas de pensamiento lo que implica actitudes de diálogo, comprensión y respeto para resolver los conflictos entre las personas y grupos.
  • Inculcando valores personales, trascendentes a creencias e ideologías.

 

¿Y las familias? ¿Cómo pueden las familias compatibilizar sus creencias o modo de vivir su religiosidad con la imposición del colegio?

¿Y los alumnos/as?
A ver cómo va a digerir un alumno que a las 10.30 el mundo fue creado en siete días, pero a las 11.15 tiene que estudiarse su evolución a lo largo de las cinco eras: arcaica, paleozoica, mesozoica, cenozoica y cuaternaria, adecuadamente subdivididas en períodos históricos.
Supongo que sí que le será más cómodo estudiarse un único Matusalén que reine 900 años, en lugar de  toda una dinastía de reyes. Aunque no tengo muy claro como aprenderá la tabla de multiplicar, multiplicando panes y peces.

6bocatas

¿Qué clase de absurdos mensajes contradictorios se pretende transmitir a las jóvenes mentes en formación?

¿Y los equipos docentes? Creo que habrá más de un conflicto cuando tengan que evaluar el nivel de competencias básicas de un alumno que acaba de exponer, según la bíblica teoría creacionista, que Noé trasladó a los dinosaurios en su Arca, las razas del mundo son resultado de la Torre de Babel y el planeta Tierra tiene 6.010 años de edad.

Ayer y hoy los alumnos están en huelga y no acuden a los colegios.
Lo que no tengo claro es que mañana quieran volver a recibir una educación desquiciada y desquiciante.

Ah!
¿Y el que suspende religión va al infierno?
¿O al purgatorio hasta el examen de septiembre?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s