Identidad.

Sonche do Cabo da Cruz.
Cuando estoy con alguien del Barbanza.

Son de Boiro, (ou da Ria de Arousa).
Cuando el interlocutor es gallego.

Soy gallego,
cuando hablo con algún español más allá de Piedrafita.

I´m spanish, from Galicia, close to Santiago de Compostela,
cuando toca moverse por Europa.

Cuando alguien del medio o lejano oriente, con más intención que medios, indaga por la procedencia de cualquier español, ellos mismos se encargan de etiquetarnos, con sus indigeribles, inaguantables y desesperantes, aunque comprensibles: madrí, barsa, torero; que brotan espontáneamente.

Cada una de estas filias aporta, supuestamente, una parte de las características que las definen.

Y así, por ser europeo, me considero heredero de cultura y tradiciones que me gusta más enraizar en los celtas que en los romanos y aderezarlas con toques moriscos. Al cerrar los ojos tengo que lamentar los siglos de barbarie que se adhieren a esa etiqueta. Seré entonces monoteista, (oficialmente) monógamo, fervientemente nacionalista y, como tal, considero vivir en el mejor rincón del mundo.

Como español, heredero de la reserva espiritual de occidente, creo que dilapidamos tal herencia en poco tiempo. Bien gastada esté. Pero está claro que sigo prefiriendo la fiesta al trabajo; la siesta a la jornada intensiva; la tortilla a la hamburguesa; la tertulia con licor café a un concierto de Haydn.

La impronta gallega, por más próxima, tiene que identificarme más. El idioma, los gustos en la mesa, el caracter reservado y desconfiado, pero también la hospitalidad, la generosidad, … La morriña lejos de la sempiterna lluvia y la añoranza del verde que se nos va convirtiendo en ceniza cada verano, …

Ser do Cabo da Crus también confiere carácter, fortaleza, decisión. Casi todos los pueblos de mar confieren a sus habitantes un cierto estoicismo, un sentido de lo inevitable, una cierta capacidad de medir las fuerzas propias para saber cuáles batallas pelear  y cuándo dejarlo: el mar te mide y te pone a prueba. Incluso a aquellos que no salimos al mar habitualmente.

Pero ante todo me planteo que, si un día el interlocutor fuese extraterrestre, tendría que identificarme como … ¿terrícola?

Horror. Nooo.
Si acaso como ser humano.

Y en esa hipótesis, y por si los extraterrestres no tienen ocasión de conocer a otros especímenes humanos, me gustaría estar seguro de que la balanza de virtudes y defectos está desequilibrada sólo lo imprescindible, para que la definición de “ser humano” en la Wikistratospedia no quede demasiado horrorosa.

Así que, por si acaso, entre los propósitos de año nuevo para este 2016, habrá que plantearse el de dar buena imágen en caso de abducción.

 

dni

 

En Boiro, tercer día del 2016.
(Y aún dándole vueltas a los propósitos de año seminuevo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s